¿QUÉ ENFERMEDADES TRANSMITEN LAS RATAS Y CÓMO COMBATIRLAS?

Las ratas y ratones transmiten aproximadamente 26 enfermedades, dentro de las más comunes se encuentran la leptospirosis, la salmonelosis y la fiebre por mordedura de roedor.

La leptospirosis no es una enfermedad letal, lo que agrava los casos de personas con esta enfermedad es el tardío diagnóstico de los médicos porque  no se presenta con mucha frecuencia y por consiguiente no se le aplica el tratamiento adecuado. Esta enfermedad produce un proceso isquémico hemorrágico, es decir, se produce un descenso en el aporte de sangre a una zona concreta del cerebro y con este disminuyen los niveles de oxígeno y glucosa en dicha zona.


Comúnmente se presentan síntomas como, fiebre, dolores de cabeza, músculos y huesos, insuficiencia renal y hemorragias.

Otra de las enfermedades transmitidas por las ratas es la salmonelosis, que por ser el cuerpo del animal un vehículo para que los microorganismos viajen, desde los basureros transportan los microorganismos hasta las viviendas y así contaminan los alimentos, transmitiendo enfermedades como esta.

La salmonelosis, es un proceso infeccioso generalmente a nivel intestinal, que produce unas toxinas que llegan al intestino y producen hemorragias o roturas en las paredes del intestino en el peor de los casos.

Por otro lado, cuando una persona es atacada por una rata y se crea una herida, se produce lo que se conoce como fiebre por  mordedura de roedor, que es generada por una infección a través de la lesión.

 

 

CÓMO COMBATIR LAS RATAS?

La aplicación del veneno por parte de habitantes de una vivienda es una alternativa, pero tal vez no es la mejor, porque con la cantidad de ratas, muchas no alcanzan a consumirlo.

La comunidad que necesite combatir este problema debe comunicarse con los técnicos de saneamiento locales, quienes se encargarán de aplicar de manera correcta las normas sanitarias donde sea necesario.

La comunidad deben priorizar viviendas ubicadas cerca de canales o recolectores, donde hay escuelas y mayores factores de riesgo.

Por último, las personas que viven en barrios en los que aún no se han hecho campañas de desratización, pueden acercarse a sus respectivas empresas de Higiene Ambiental en su localidad.